portada2

Un mundo mejor es posible

Gracias a pequeños grandes proyectos

Desde que descubrí que lo mío era escribir y comunicar, he luchado como una leona por convertirme en la mejor periodista que podía ser y aprender en los lugares de referencia. Hice el Máster de Periodismo de El País y he pasado por las redacciones de Televisión Española, BBC Mundo, France Presse, La Vanguardia, Código Nuevo, etc.

Pero un día miré a mi alrededor y todo eso ya no era suficiente. Internet y las redes sociales habían cambiado las reglas del juego y ya no necesitabas estar en un medio para poder comunicar. Además, dentro de mí había cada vez más preguntas del tipo ‘quién soy y qué hago aquí’ que me llevaron a hacer el Máster de Desarrollo Personal y Liderazgo.

Ahí descubrí que se puede ver la vida de otra manera, que se puede construir una sociedad más empática y menos violenta y que hay muchas personas con proyectos prácticos que ya lo están haciendo. Así que ahora pongo mi talento para comunicar al servicio de aquellos que contribuyen a que las personas, el medio ambiente y el planeta evolucionen hacia un lugar mejor.

De dónde viene (y a dónde va) Pop

Nací en una zona de Rumanía en la que el apellido Pop es de lo más común, pero cuando tenía seis años y nos mudamos con la familia a España, descubrí que podía ser objeto de bromas y, con los años, que me hacía cool. Así que me dispuse a pasearlo por diferentes ciudades europeas a ver qué reacciones suscitaba.

Mientras que en la Valencia en la que me crié me relacionaban con todo tipo de chucherías noventeras –como Push Pop o Loli Pop–, en la Barcelona a la que fui a estudiar periodismo no les impresionaba lo más mínimo porque pensaban que simplemente me apellidaba pulpo en catalán.

CIMG19795 (2)

Me llevé mi apellido de Erasmus a París y me convertí en Mademoiselle Pop con ese precioso cantar que tienen los franceses y después pasé tres grises años en Londres donde la gente había visto demasiados nombres extranjeros como para sorprenderse.

Fue un contraste con el recibimiento que tuvo Pop en Madrid, a donde fui a estudiar el Máster del diario El País, que me convertía en apta para ser invitada a cañas. Después, pasé medio año sin aspavientos en Bruselas y, finalmente, la peonza Pop dio a parar de nuevo en Barcelona y parece que ha dejado –al menos por un tiempo– la vida nómada.

10 cosas que te gustará saber sobre mí

1.

Me cuentan que empecé a hablar muy pronto y que lo hice directamente formando frases. Una profesora les vaticinó a mis padres que lo mío serían las palabras.

2.

El talento para escribir lo descubrí porque mi madre leyó mi diario cuando tenía 12 años y, ella que era una lectora voraz, dice que se quedó enganchada.

3.

Hablo cinco idiomas: inglés, francés, castellano, catalán y rumano. Pero los hablo bien, porque me apasionan, no eso que los pones en el CV a ver si cuela.

4.

Me encanta bailar y, aunque lo dejé durante mucho tiempo, ahora lo practico siempre que puedo y en todas las modalidades que se cruzan en mi camino.

5.

No me gusta nada eso de que cualquier pasado fue mejor. A mí me apasiona observar e interpretar a las nuevas generaciones sin juzgarlas.

6.

Me encanta descubrir gente talentosa en diversos ámbitos y asociarme con ella para hacer grandes trabajos. Por eso no delego tareas sino que gestiono talentos.

7.

Amo hablar en público y cuanto más numeroso, mejor. Además me gusta improvisar, subirme a un escenario y decir lo que me nazca en cada momento.

8.

Tengo dos hermanas y con mi familia somos como los mosqueteros, cuando uno necesita algo nos ponemos todos en movimiento.

9.

El desarrollo personal y la espiritualidad están muy presentes en mi vida desde que tengo uso de razón. Escribir es mi forma de meditar que me conecta con mi ser.

10.

Soy muy metódica trabajando y, cuando empiezo una cosa, la acabo. Siempre busco las formas más eficaces para trabajar y hacerlo todo lo más fácil posible.

Más sobre mí en mi Instagram